Educación de la Interioridad

 

La Educación del ser ha sido una constante en nuestra educación. Santa Juana de Lestonnac, desde muy joven, en su vida escuchó “No dejes apagar la llama”. Esta expresión ha sido como un mantra para nosotros.

La interioridad es ese espacio en el que se integra lo corporal, con los pensamientos, sentimientos, creencias y emociones para sentirnos seres unificados.

Cuidamos la dimensión interior de toda la Comunidad Educativa, ya que pensamos que lo que nos pasa por dentro, en nuestro mundo interior, es muy importante para el correcto desarrollo de todas las dimensiones de la persona.

El “Proyecto i” de Educación de la Interioridad está presente en todos los colegios. Es un proyecto que parte de la vivencia personal, para que en el día a día del colegio y en la forma de educar se integren prácticas educativas de respiración, relajación, silencio, gestos, apertura a la trascendencia…que nos hagan ser más conscientes de la dimensión interior de las personas.

La acción educativa de la Compañía de María es un proceso abierto y plural que pasa por una educación que se realiza con otros y otras, desde un trabajo conjunto y complementario.

Nuestro talante y propuesta educativa cristiana e integral son, desde los orígenes, elementos que nos caracterizan y que seguimos actualizando en cada momento y lugar.

Apostamos por los valores que abren a la interioridad y a la trascendencia,ofreciendo espacios para tener experiencias de interioridad y poder comunicarlas.

El estilo educativo propio de la Compañía de María supone caminar con la persona, en un clima de proximidad, afecto, comunicación, empatía… señalando el horizonte y suscitando interrogantes y propuestas para que cada alumno recorra su propio camino.

En su relación, la conversación y el diálogo, son medios para posibilitar el crecimiento de cada uno. Se trata de potenciar uno de nuestros principios pedagógicos: “relación que acompaña, integra y ayuda a crecer“. El educador acompaña el proceso y crecimiento de cada persona y de su dimensión interior.

La propuesta educativa va a responder a las necesidades de cada persona, ya que “todas no calzan el mismo pie“.

Entendiendo que adaptamos la propuesta de educación de  la interioridad a la diversidaddel alumnado, de los contextos, del momento sociocultural… y utilizamos recursos diferentes para conseguir que el alumno conecte con su mundo interior.

La comunicación profunda, la acogida gratuita, la presencia, la confianza… son aspectos necesarios para establecer un clima favorable en el que el alumno se sienta cómodo y  pueda expresarse.